Ministra Rincón hace un llamado a ser partícipes de la mejora constante del régimen democrático

Con la asistencia de la Ministra Secretaria General de la Presidencia, Ximena Rincón, esta tarde el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en conjunto con la Universidad de Concepción, presentó el informe “Auditoría a la Democracia: Más y mejor democracia para un Chile inclusivo”.

En el encuentro, que se desarrolló en el auditorio Jaime Baeza, de la Universidad de Concepción  en la Región del Biobío, la Ministra Rincón intervino asegurando que “pese a sus defectos y falencias, la democracia ha demostrado ser el sistema que mejor se adecúa a la sociedad moderna”.

En ese sentido, resaltó que “este es un informe que es tremendamente riguroso, que da cuenta de la evaluación que hay de nuestra democracia y de lo que estamos haciendo bien, y de aquellas cosas en las que tenemos aún desafíos pendientes y tenemos que mejorar”.

Al respecto, la Ministra Rincón profundizó y dijo que “dentro de los temas que debemos mejorar, según el informe,  está el tema de la representación, donde hemos tenido avances importantes en materia legislativa”, como es el voto de los chilenos en el exterior.

Por lo mismo, la autoridad realizó un llamado “a todas y a todos a ser partícipes de la mejora constante del régimen democrático, siendo participativos y tolerantes, ejerciendo nuestros derechos políticos”.

Fin al Binominal

La Secretaria de Estado, además, destacó la votación realizada ayer en la Cámara de Diputados, que con 87 votos a favor y 28 en contra aprobó la iniciativa que reforma el sistema electoral binominal. “Estamos emocionados, dimos el primer paso para darle fin al sistema electoral binominal. La Presidenta demuestra una vez más que va cumpliendo con el país”, dijo.

“Ayer hubo un paso importante en dejarlo atrás, porque en la Cámara de Diputados tuvimos un avance importante en materia de representación, con un sistema electoral proporcional y donde desechamos el binominal como modelo. (…) Además hemos garantizado la posibilidad de participación femenina en las elecciones parlamentarias, con una norma de cuotas que establece que no puede haber más del 60% ni menos del 40% de un género en las listas”, señaló.

“Se trataba de un régimen en el que las mujeres, los jóvenes, las personas de regiones y quienes pertenecen a etnias estaban sub representados en las instituciones formales de representación, y que por lo mismo, no contaba con una legitimidad mayoritaria en la sociedad. Por lo tanto, es una buena noticia porque ha terminado una ingeniería electoral que pretendió la perpetuación de grupos de poder”, cerró.