Ministra Ximena Rincón: “El Estado debe ser el gran garante de los derechos de los niños, niñas y adolescentes”

¿Cuál fue el resultado de  la primera sesión del Consejo?

Tuvimos una reunión muy fructífera. En esta sesión constitutiva del Consejo, aprobamos el reglamento que nos permitirá trabajar eficiente y coordinadamente. En específico, acordamos la incorporación de invitados permanentes, por ejemplo, la Ministra del Trabajo y Ministra de Cultura, ya que entendemos que  esos ministerios son claves para esta acción interministerial que implica garantizar de manera integral los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Además, se aprobó la propuesta de la Secretaría Ejecutiva de tener como invitados permanentes al poder Legislativo y Judicial. En el caso de la sociedad civil, estará representada por dos personas que serán elegidas por ellos mismos a través de una  proceso de elección vía plataforma digital.

¿Cuál es la importancia que Ud. le ve a que exista el Consejo Nacional de la Infancia?

El Consejo es el órgano asesor de la Presidenta que permitirá generar un Sistema de Garantía de Derechos para todos los niños y niñas menores de 18 años en Chile. En este contexto, el Consejo Nacional de la Infancia es una medida reparatoria y de desarrollo para poder cumplir con los estándares internacionales que nos propusimos como país al firmar la Convención sobre los Derechos del Niño, el 26 de enero de 1990.

¿Cuál es el rol de este Consejo?

Estamos llamados a trabajar para que niños, niñas y adolescentes de Chile crezcan respetados, seguros y valorados. Sabemos que ellos y ellas no son considerados  como sujetos de derecho, por lo tanto, el Consejo es una instancia clave para diseñar y establecer un sistema integral de garantías de los derechos de la infancia y la adolescencia, donde el Estado cumpla ese rol de garante. El establecerlo como instancia dependiente de este Ministerio, ya que nos permite darle urgencia a la formulación de una Política Nacional de Infancia y Adolescencia, coordinar de mejor manera a los distintos ministerios y servicios públicos competentes en materia de infancia y adolescencia, evaluar toda la institucionalidad de protección de la infancia, y entregar recomendaciones para su mejoramiento de carácter transversal.

¿Cómo piensan generar los cambios políticos, económicos, legislativos y culturales?

El Estado debe ser el gran garante de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, y debe efectuar las transformaciones que sean necesarias para ello: financiamiento, cobertura, institucionalización, entre otras. Pero no puede actuar solo, la transformación pasa por un cambio esencialmente cultural. Para lograrlo, necesitamos un gran pacto social en la que todos los sectores de la sociedad, y cada persona en particular, se sienta parte de esta transformación. Por ello, el Consejo tiene como eje central la participación de los distintos actores sociales y la incorporación de la opinión ciudadana en las distintas etapas de su desarrollo.