Ministro Eyzaguirre por informe OCDE: “Organismo plantea que el Proceso Constituyente cumplió con los mejores estándares de participación ciudadana”

  • La institución internacional elaboró un estudio que destaca el camino iniciado por el Gobierno para desarrollar una Carta Magna surgida en democracia.
  • Además, hace un llamado para alcanzar los mayores niveles de consensos políticos posibles, que permitan sacar adelante el proyecto de Nueva Constitución.

Santiago, 25 de julio de 2017.- Evaluar la etapa participativa y la metodología implementada en la discusión constitucional impulsada por el Gobierno es el objetivo del informe “La Participación Ciudadana del Proceso Constituyente en Chile”, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico​ (OCDE) y que este martes fue entregado al ministro secretario general de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre.

El titular de la Segpres, manifestó que “lo que nos ha dicho la OCDE, es que este proceso ha cumplido con los mejores estándares que ellos plantean desde el punto de vista de la participación ciudadana, lo que nos llena de entusiasmo. Y este es el primer paso para el futuro gobierno, porque los ejercicios de consulta ciudadana tendrán que continuar”.

“Como Gobierno teníamos una evaluación positiva del Proceso Constituyente y de la legitimidad ciudadana que había alcanzado, pero nos pareció fundamental contar con una mirada imparcial que evaluara lo que habíamos hecho de acuerdo a estándares internacionales”, añadió la autoridad, respecto a la colaboración prestada por el organismo.

“La Presidenta comprometió al país un camino para arribar a una Nueva Constitución que encarnara un nuevo acuerdo social sobre el que construir el Chile del futuro”, dijo el ministro. Aspecto, que será materializado, según manifestó, porque “la Presidenta tiene un equipo que está trabajando en la presentación, para el segundo semestre, del proyecto de nueva Constitución, y esperamos que las huellas de los Encuentros Locales Autoconvocados queden marcadas con toda claridad y que cada participante pueda encontrar su granito de arena cuando vea el texto constitucional”.

En esa línea, Rolf Alter, Director de Gobernanza Pública de la OCDE, valoró que  “la Presidenta se involucrara en el proceso de consulta, movilizando los recursos, la gente, el concepto, el método y el enfoque (…)  Ella quiere involucrarse con los ciudadanos y comunicarse con ellos, con un dialogo serio, acerca de uno de los temas más complejos en las políticas públicas, como es la Constitución”.

Otros aspectos claves

“Los ciudadanos de los países de la OCDE exigen constantemente que se les informe sobre la manera en que sus opiniones son tomadas en cuenta (…) Los gobiernos deben invertir recursos, humanos y financieros, para explicar cómo se evaluan los aportes ciudadanos y se incorporan a las decisiones (…) Existe la oportunidad de hacerlo con el próximo proyecto de ley de la nueva Constitución”, es parte de lo que se lee en el informe.

El documento añade que “el proceso de consulta chileno es un ejemplo al proporcionar retroalimentación activa”. Esto, porque Chile pertenece al 50% de los países OCDE que han impulsado estrategias o leyes que fomentan la participación ciudadana y acceso a la información.

Al mismo tiempo, plantea que el Proceso Constituyente es concordante con los siente principios que promueve el organismo: liderazgo y compromiso; planificación estratégica; transparencia; rendición de cuentas; supervisión activa; inclusión; y participación directa.

Otro elemento destacado es la creación de los Encuentros Locales Autoconvocados (ELA), que han sido catalogados por el organismo como un modelo que permite “nivelar el campo de juego participativo y promover la inclusión (…) Son ejemplos de democracia directa, participativa y deliberativa”.

La OCDE también enfatiza el esfuerzo por transparentar la información recabada en la etapa participativa, a través de sitios web, tutoriales, metodologías empleadas y las actas de cada instancia.

Próximos desafíos

Entre los principales objetivos trazados por el organismo, se explícita que “el proceso participativo iniciado por el Gobierno de Chile ha demostrado el compromiso de numerosos ciudadanos para expresar sus opiniones e interés en el futuro, mediante el desarrollo de una nueva Constitución. El Gobierno de Chile debe utilizar el ejemplo de esta consulta para profundizar y fortalecer su política de participación tanto a nivel nacional como local”.

Para esos fines, la OCDE plantea que “se requiere consenso, transparencia y legitimidad durante todo el proceso. En Chile, los cambios frecuentes en el liderazgo (con elecciones que se celebran cada cuatro años, sin posibilidad de reelección para el Presidente) plantean un desafío, por la implementación de una reforma constitucional”.

El documento agrega que “la voluntad política y un buen nivel de comprensión y consenso entre los partidos políticos, influirán en la importancia y sostenibilidad de la reforma (constitucional), ya que incluso un buen texto no puede garantizar la estabilidad y el desarrollo democrático de la sociedad sin que exista la voluntad de las diferentes fuerzas políticas, una nueva legislación conforme a las normas democráticas, y un sólido sistema de controles y equilibrios que siente las bases de su aplicación”.

Si quieres revisar el contenido completo del informe, haz click Aquí