Saludo del Ministro Gabriel de la Fuente a las Iglesias Evangélicas y Protestantes de Chile en su día

Amigos y amigas:

Hoy conmemoramos un acontecimiento esencial en la historia de la civilización occidental: 500 años de la Reforma Protestante.  En este significativo día, instaurado como feriado nacional bajo el primer gobierno de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, destacamos la figura señera de Martín Lutero, y de muchos otros reformadores que fortalecieron el espíritu de la democracia moderna, la dignidad humana y la libertad de conciencia, tales como Juan Calvino, Jan Hus, Pedro Valdo, John Knox, Menno Simons, entre otros próceres de la Reforma. También saludamos, a insignes mujeres como Marie Dentière, Katharina von Bora y Katharina Zell, cuyos idearios están presentes en la diversidad de las Iglesias Evangélicas en nuestro país.

En este sentido, celebrar el Día Nacional de las Iglesias Cristianas Evangélicas y Protestantes, es una oportunidad para reivindicar la contribución que ustedes han realizado a la hora de crear espacios de libertad, justicia y solidaridad en la sociedad chilena, como herederos de la gesta libertaria de Martín Lutero, con sus 95 tesis clavadas en la Catedral de Wittenberg, un día como hoy en 1517.

Es en ese contexto que celebrar este 31 de octubre, nos invita a reafirmar nuestro deber con la promoción de valores trascendentales para afianzar la democracia, la dignidad de toda persona y su consecuente respeto, como compromiso de Estado con la libertad de culto y de conciencia; y todas aquellas acciones que fomenten la construcción de una sociedad que pondere positivamente el respeto a la libertad humana.

Un abrazo fraternal,

Gabriel de La Fuente Acuña

Ministro Secretario General de la Presidencia