Avanza en Comisión de Gobierno del Senado proyecto de Ley de Integridad Pública

El ministro Secretario General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, junto al subsecretario de Fuerzas Armadas, Juan Francisco Galli, participó de la Comisión de Gobierno, Descentralización y Regionalización del Senado que aprobó el proyecto de Ley que fortalece la función pública previniendo los conflictos de interés y regulando el tránsito desde el sector público al privado.

“Estamos muy contentos porque después de casi un año de tramitación logramos que la Comisión de Gobierno del Senado aprobara la Ley de Integridad Pública. Es un elemento muy importante de la Agenda de Integridad Pública y Transparencia y lo que hace, entre otros aspectos, es regular el tránsito del sector privado al público y del público al privado”, destacó el ministro Blumel.

También destacó su importancia: “Es una política de Estado, que se reflejó en la tramitación con amplios acuerdos pero finalmente hubo unanimidad y salió un muy buen proyecto. Esperamos que el Senado lo ratifique muy pronto para tener ojalá antes de fin de año o a principios del próximo este proyecto aprobado en la Cámara y sea ley de la República”.

Específicamente el proyecto establece normas de inhabilidad, es decir, que las autoridades no pueden trabajar cuando salen del sector público en ciertos cargos del sector privado que tienen influencia o pueden generar conflictos de interés.

También establece una regulación para el ingreso al sector público de quienes sean familiares de alguna autoridad de gobierno, con una regulación en función del mérito y la transparencia. Por otra parte, pone restricciones para ingresar a ciertos cargos a quienes realizaron lobby, con la finalidad que esa gestión no afecte el interés público.

Se establecen normas más exigentes para los mismos parlamentarios, por ejemplo, se regula el uso de las asignaciones parlamentarias; se establece la exclusividad en la gestión parlamentaria; y, se regula de mejor manera la contratación también de personas con parentesco de los mismos parlamentarios en el Congreso.

Finalmente, se establecen una serie de normas más exigentes en la contratación y las compras que realiza el Estado.