Congreso despacha proyecto de ley de Transformación Digital del Estado

El proyecto que fue despachado hoy por la Cámara de Diputados obliga, por regla general, a la digitalización de los trámites ante los servicios públicos; además, simplifica y elimina muchos trámites que las personas realizan ante el Estado.

El Congreso despachó hoy el proyecto de Ley de Transformación Digital del Estado que modifica la Ley N°19.880 que establece la base para los actos administrativos del Estado, esto luego de que la Cámara de Diputados aprobará en su último trámite el informe de la Comisión Mixta.

“Gracias a esta ley será el Estado el que va a conversar detrás del mesón y no las personas las que van a ir buscando de oficina por oficina distintos documentos, ahorrando tiempo y mejorando así su calidad de vida”, destacó el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel.

Esta iniciativa, entre sus puntos más destacados, establece la interoperabilidad de los servicios públicos, de forma tal que no se solicite a las personas certificados emanados por las instituciones del Estado. Además crea un Archivo Nacional digital que registrará de forma mucho más eficiente toda la información de los servicios públicos.

“El proyecto le da sustento legal a la Estrategia de Transformación Digital del Estado que ha venido liderando el gobierno del Presidente Sebastián Piñera, que busca establecer las bases para que cada servicio avance en la digitalización para tener un Estado cero filas y cero papel, donde la tramitación digital sea la regla general”, afirmó el ministro Blumel.

Se estima que en promedio cada chileno realiza ocho trámites con el Estado al año, y en cada uno invierte 2,2 horas. A eso se suma el dinero que tiene que destinar a traslados y las complicaciones que puede acarrear tener que pedir los permisos para ausentarse de sus labores. Con esta ley, en el mediano plazo todos los trámites podrán realizarse desde un teléfono celular en pocos minutos.

Además, habrá un significativo ahorro en papel. En los últimos años, el Estado ha gastado anualmente más de 100 millones de dólares en papel, fotocopiado, impresión, archivadores, bodegaje de documentos y envío de cartas certificadas. Esto se reducirá drásticamente a través de la digitalización de los procesos.