Gobierno envía proyecto de ley que aumenta la cobertura de telefonía e internet en zonas aisladas de todo Chile

El Presidente Sebastián Piñera firmó el proyecto de Ley de Roaming Automático Nacional (RAN), que busca mejorar la conectividad a todos los chilenos. Para ello, la iniciativa establece la obligación a las empresas de telecomunicaciones de permitir el uso de sus redes, con la respectiva remuneración que esto conlleva, sin que esto signifique un costo adicional para las personas.

En lo concreto, el proyecto permitirá que los usuarios de operadoras que no cuenten con conectividad en determinadas áreas del país, puedan ahora por ley utilizar las redes disponibles de otras concesionarias, obteniendo así una mayor cobertura de telefonía móvil. En esta línea, serán las mismas empresas las que deban remunerarse entre ellas los servicios prestados.

El Roaming Automático Nacional (RAN) exigirá a las empresas ofrecer, de manera remunerada, acceso a sus redes a otras concesionarias que no cuenten con cobertura en determinadas áreas del país. La iniciativa beneficiará principalmente a los usuarios que viven o viajen a zonas rurales o aisladas, donde existen mayores deficiencias en materia de conectividad.

La falta o deficiencia de conectividad en determinadas áreas puede llevar a los usuarios de telecomunicaciones que viven en zonas rurales y/o extremas a recurrir a alternativas poco frecuentes, como, por ejemplo, tener dos o tres dispositivos móviles o chips para poder conectarse a las redes dependiendo del lugar en que estos se encuentren.

No sólo ellos son los afectados, ya que el resto de los usuarios también pueden experimentar pérdida de señal cuando recorren tramos extensos al salir de las ciudades.

El proyecto en cuestión indica que las empresas de telecomunicaciones deben formular y mantener actualizadas ofertas mayoristas, entendidas como el conjunto de condiciones técnicas, económicas, operativas y comerciales bajo las cuales un operador móvil con red entrega acceso a su infraestructura.

Las ofertas quedarán sujetas a la aprobación de SUBTEL, sin perjuicio de una posterior revisión que también pueda efectuar la Fiscalía Nacional Económica (FNE).