Ministro Ward preside primera sesión de la Mesa Interreligiosa para enfrentar Covid-19

  • La instancia de diálogo instalada entre el Ejecutivo y las distintas comunidades religiosas permitirá abordar los desafíos e impactos de la pandemia desde las perspectivas sanitarias, sociales y económicas.
  • Al finalizar el encuentro, se acordó realizar un Día de la Oración y Reflexión por Chile en los próximos días.

Esta tarde, en el salón O´Higgins del Palacio de La Moneda, el Ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Felipe Ward, recibió a 12 representantes de siete credos presentes en el país para conformar la Mesa Interreligiosa, instancia que sesionará de manera periódica para plantear medidas ante las consecuencias del coronavirus desde varios ámbitos.

Entre los presentes a la reunión se encontraban Monseñor Celestino Aós, Monseñor Juan Ignacio González y el padre Pablo Palma, capellán de La Moneda, como representantes de la Iglesia Católica. A ellos se suman el Obispo Jorge Méndez, el Obispo Emiliano Soto y el pastor Daniel Anabalón, capellán de La Moneda, representantes de las iglesias evangélicas. En tanto, por la Comunidad Judía de Chile asistieron Marcelo Isaacson y el rabino Eduardo Waingortín, capellán de La Moneda. Por parte del Centro Islámico de Chile participó Abdallah Soud; por la iglesia Adventista, Ítalo Opazo; por la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Valentín Núñez; y Felipe Duhart, como representante de la Comunidad Bahai.

Al respecto, el Ministro Ward sostuvo que la conformación de esta Mesa Interreligiosa, coordinada por la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (ONAR) de la Segpres, que trabaja como puente entre el Ejecutivo y los credos, tiene como objetivo “recibir el aporte de las comunidades religiosas para nutrirnos de su experiencia y conocimiento de las urgencias prioritarias de los chilenos para seguir dando respuestas concretas a sus necesidades”.

Asimismo, destacó que en la reunión quedó reflejado que “hay un llamado transversal a la unidad, a establecer espacios de diálogo, porque estamos todos detrás de una misma causa. Hay una preocupación por lo que va a pasar en Chile con posterioridad a la pandemia, en especial desde el punto de vista social y económico para las familias. Por eso, nos reunimos con representantes de distintas religiones para contarles lo que está haciendo el Gobierno ante la pandemia, los proyectos de ley que tenemos para hacer frente a una de las consecuencias que esta emergencia pueda tener en la vida de las personas y contamos con su respaldo en las decisiones que se han tomado desde el Ejecutivo. Estamos en sintonía”.

“Agradezco la disposición y buena voluntad de los representantes de las comunidades religiosas de nuestro país de estar aquí hoy, buscando soluciones para enfrentar este momento complejo. El aporte de cada comunidad es esencial y no solo desde el aspecto espiritual, muy necesario en situaciones de crisis, sino también desde su aporte para proponer iniciativas en distintos ámbitos”, añadió.

Al cierre de la reunión, el Ministro Ward planteó la idea de organizar un Día de la Oración y Reflexión por Chile en los próximos días, instancia que fue aceptada por todos los representantes y que permitirá reunir a todas las comunidades en una plegaria que tendrá como principal motivación el bienestar de la ciudadanía chilena y la prosperidad futura del país.